LPEM Noticias

Noticias y Actualidad de Biobío y Ñuble

Actualidad

Opinión: Dia Nacional de la Violencia en el Pololeo

Por: Lissette Wackerling Patiño, Directora Regional SernamEG Biobío

Esta semana, como SernamEG queremos conmemorar el día nacional de la no violencia en el pololeo. Como servicio tenemos como objetivo primordial erradicar todos los tipos de violencia que viven las mujeres. Por esto, queremos recalcar la importancia de detectar a tiempo las banderas rojas que nos alertan de estas situaciones, porque el golpe directo no es el primer síntoma de violencia en una relación: los gritos, el ejercer control sobre tu vestimenta o con quien te relacionas, así como exigir claves de redes sociales, son hechos violentos y debemos estar atentos para detectarlos y erradicarlos. Es por eso que varios de nuestros programas de prevención en violencia contra la mujer están enfocados en sensibilizar y entregar herramientas para que las mujeres, y sobre todo las jóvenes no sean partícipes de relaciones poco sanas y riesgosas que les afectaran a lo largo de su vida.

Según expertos, es en la adolescencia en donde se es más vulnerable y donde más casos de violencia en el pololeo existen. En esta etapa. es donde la prevención y concientización es fundamental, ya que las primeras experiencias afectivas sentarán las bases de cómo los jóvenes se relacionarán afectivamente a lo largo de sus vidas y por tanto de qué aspectos consideran saludables y cuales son nocivos en una relación afectiva.

En el pololeo se pueden identificar cuatro aristas principales de violencia: la psicológica, física, sexual y virtual. La violencia psicológica se expresa mediante la manipulación emocional, la humillación, amenazas, el acoso y los celos. En este tipo de violencia los agresores controlan aspectos como la vestimenta, el aislamiento social y la manipulación emocional jugando con la autoestima de la víctima.

La violencia física en tanto son todas las agresiones que atentan contra la integridad física de la víctima. La violencia sexual es cualquier acto de coacción o amenaza para que el otro acepte realizar una determinada práctica sexual. El no respetar la negativa a esta, así como amenazarla si no cede a realizar actos sexuales constituyen un abuso. Las relaciones sexuales deben ser siempre consentidas por ambas partes.

Y por último la violencia virtual o cibernética se evidencia cuando la pareja exige claves, que los mensajes sean respondidos a la brevedad, la revisión de las redes sociales entre otras prácticas similares.

Por otra parte, un factor a considerar en los casos de violencia en el pololeo es que la violencia es cíclica, por lo que se pueden identificar fases que incluye una de acumulación de tensión; una de estallido que es donde se produce la agresión o el hecho violento, y la “luna de miel”, en donde la víctima y el victimario se “reenamoran”. Este ciclo se repite y puede ir escalando es su magnitud. Es por ello que como SernamEG reiteramos el apoyo a todas las mujeres a participar de nuestros talleres y charlas de Prevención, así como a solicitar la ayuda necesaria en caso de identificar alguno de los patrones antes mencionados. Y lo más importante: no debemos juzgar a las víctimas. Frases como “para que vuelve con él, si sabe como es”, solo logran crear aún más dependencia y daño emocional.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *